Elegir la carne para una barbacoa o parrillada

 

 

¿Cuáles son los mejores cortes de carne para asar en la barbacoa? Os los describimos uno por uno, con la forma recomendada para cocinarlos en la BBQ y con la mejor salsa para acompañar cada uno.

Carne de cerdo: Las carnes de cerdo son ideales para comenzar la barbacoa, ya que se cocinan rápidamente y funcionan bien como aperitivos o entrantes a la brasa. Nuestra recomendación incluye los siguientes cortes.

Panceta: Es ideal para el comienzo. Compra panceta en trozos de medio cm de grosor para que se cocinen de forma rápida. Es preferible la panceta al natural, sin adobos y sin ser panceta en salazón. Con un par de minutos por cada lado queda crujiente. Córtala en porciones una vez asada y ofrécela con rebanadas de pan.

Chorizo, longanizas blancas y chistorra: Perfecto tanto para el aperitivo como para la merienda a media tarde si alguien tiene de nuevo hambre. Se cocina en pocos minutos. Recuerda pinchar con un palillo los chorizos, longanizas y chistorras para que no revienten y para que su grasa gotee. Ten cuidado porque al caer puede prender las brasas. Por este motivo, recomendamos asar los chorizos y morcillas en un lateral de la parrilla. No requieren salsas.

Costillas, secreto y presa ibérica: Estos son cortes que resultan deliciosos como plato fuerte. El secreto se debe cocinar hasta que quede crujiente. La presa si se cocina entera es estupenda para filetear tras ser asada, aunque también se puede filetear y cocinar a la parrilla. Las costillas de cerdo están llenas de posibilidades, más allá de asarlas con salsa barbacoa. Para los otros cortes, una salsa de aceite de oliva, ajo y perejil es excelente como acompañamiento.

Carne de pollo: La carne de pollo se cocina muy rápido y es excelente para los que no quieran comer mucho y para los niños que aprecian su carne blanca y tierna.

Alitas de pollo: Otro buen comienzo de la barbacoa son las alitas de pollo que al natural o previo marinado en una mezcla de especias quedan crujientes por fuera y muy jugosas.

Pinchos de pollo: Los trozos de pechuga de pollo quedan muy ricos a la barbacoa. Ensarta trozos de pollo con champiñones y trozos de cebolla y pimiento y deja que se cocinen bien. Los pinchos morunos de pollo tienen la ventaja de ser económicos y muy sabrosos.

Carne de ternera y buey: La carne de vacuno es la reina de las barbacoas. En general se suele utilizar como corte principal ya se opte por comprar chuletones, lomo en una pieza, o cortes argentinos como las tiras de asado (churrasco) o la entraña.

Chuletones: Son los reyes de la barbacoa. Marcados en su exterior a fuego vivo y después fileteados, son siempre garantía de éxito. Los más carnívoros pueden querer uno por persona. Para una ocasión especial, podemos comprar el delicioso corte de buey wagyu tierno y sabroso como ninguno. Los chuletones no requieren nada como acompañamiento, aunque la salsa barbacoa les va muy bien.

Lomo de buey en una pieza: Un buen corte de lomo alto de buey o ternera queda perfecto tras pasar por las brasas. Tiene la ventaja de que se puede ir cortando a demanda manteniendo la pieza entera que se vaya cocinando siempre a fuego lento. Mientras se cocina, se puede ir barnizando con un adobo casero elaborado con pimentón, vinagre, hierbas aromáticas y agua.

Tira de asado o churrasco: como todas las carnes cercanas al hueso esta tira de asado cortada de forma perpendicular a las costillas siempre es sabrosa. Perfecto para servir con salsa chimichurri o con salsa barbacoa.

Entraña: Un corte que cada año tiene más aceptación en las barbacoas. Se puede cocinar con o sin la tira de piel que cubre una de sus caras. Su sabor intenso y su carne llena de jugos hará de este corte uno de los más valorados en la barbacoa. Perfecto para acompañar de salsa chimichurri.

Con todos estos cortes de carne, seguro que puedes elegir los que más te convengan para la próxima barbacoa que organices este verano.

 

 

Fuente: hipercor.es